Así es como México le ganó a Estados Unidos la “guerra del atún”

Tras una larga batalla de más de 8 años, México le ganó a Estados Unidos una pelea en la Organización Mundial del Comercio (OMC) por la venta del atún azteca en ese país.

Un árbitro de la OMC determinó hace unos días que México puede imponer sanciones por hasta 163 mil dólares a Estados Unidos por daños causados contra el comercio de atún mexicano en ese país.

Pero vayamos por partes. El pleito comenzó en octubre de 2008, cuando México se quejó ante la OMC porque Estados Unidos se negaba a poner la etiqueta “Dolphin safe” (Libre de delfín) en atún y productos de atún mexicanos, a pesar de que el alimento había sido capturado con métodos que no causan daño a los delfines bajo las normas estadounidenses.

La queja llegó al Órgano de Solución de Diferencia (OSD) de la OMC, que es el que se encarga de resolver conflictos comerciales bajo las reglas internacionales de comercio. Ahí se formó una comisión especial que analizaría el asunto con 14 países y las Comunidades Europeas.

México argumentaba que Estados Unidos actuó de forma discriminatoria al no conceder la etiqueta a los productos de atún mexicano (aun cuando cumplía con las normas), y que eso creaba un obstáculo innecesario en el comercio del producto en ese país, según el informe del árbitro de la OMC emitido la semana pasada.

Y lo justificó con datos de que las exportaciones de atún de México a los Estados Unidos y las compras de atún por fábricas estadounidenses habían bajado desde la introducción de la medida para etiquetar los productos, además de que esto había provocado un aumento en el precio de los productos mexicanos.

Estados Unidos contestó que México no contaba con los datos entre productos de atún con y sin la etiqueta, ni un análisis tienda por tienda de la diferencia de precios entre productos comparables.

En 2013, la OMC emitió una primera resolución con modificaciones a la norma de Estados Unidos sobre el etiquetado. En julio de ese año, EU informó que había puesto en vigor una norma definitiva que la modificaba en conformidad con las recomendaciones y resoluciones del OSD.

Pero México no se quedó con los brazos cruzados y pidió que se integrara un Grupo Especial ahora para examinar el cumplimiento de EU de las recomendaciones de la OMS.

En 2015, el Grupo Especial determinó que la medida modificada de Estados Unidos no era compatible con sus normas, pues el uso del etiquetado seguía siendo discriminatorio para los productos de atún mexicano. Y EU, por supuesto, apeló esta segunda resolución, que aún está pendiente y que el Grupo Especial resolverá a finales de mayo.

Un año después, en marzo de 2016, México fue un paso más lejos y pidió a la OMS autorización para suspender concesiones a Estados Unidos para compensar el daño comercial que la etiqueta causó a los productos mexicanos.

Ahora, luego de que EU apelara la petición, el árbitro de la OMC que analizó el caso le concedió a México la posibilidad de pedir al Órgano de Solución de Diferencia “autorización para suspender concesiones u otras obligaciones” por hasta 163 mil 023 millones de dólares, que es el monto del daño causado por la medida estadounidense sobre el atún.

Fuente: The Huffington Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA ImageChange Image